Cisne Negro: Entre lo real y lo imaginario

La última película del director Darren Aronofsky  que se estrenó el pasado mes de Febrero nos introduce nuevamente en una historia detrás de los bastidores protagonizada por Natalie Portman en su papel de Nina, una joven bailarina de una compañía de ballet que vive con su madre (Barbara Hershey), retirada del mundo del Ballet. La nueva temporada de su compañía de danza se inaugurará con el lago de los cisnes -icono por antonomasia del ballet- en una nueva versión diferente en la cual Nina deberá interpretar los dos papeles antagónicos simultáneamente, el del cisne negro y el cisne blanco.

Quizás por ello no sea casual que las primeras imágenes que abren al film, a modo de prólogo y síntesis, en las cuales aparece Nina entre la negrura del escenario danzando al compás de un maquiavélico y monstruoso personaje para finalmente fundirse en la oscuridad sean solo un mal sueño de la protagonista como vemos a continuación.  Esto nos obliga después de todo a preguntarnos por una parte ¿qué es verdaderamente real?  Y si,  al fin y al cabo, la propuesta de Aronosfsky no se agota por si sola en este resumen inicial tan esquemático como representativo de lo que Cisne Negro pone en escena y la forma que esta cobra.

“Está visto, lo sé, pero esta vez será distinto, esta vez será más visceral” Estas palabras no son -como pudiera pensarse- del propio director sino de Thomas Leroy  (Vincent Cassel) el director artístico de la compañía al anunciar la nueva temporada inaugurada por esta nueva versión de “El lago de los cisnes”. Dejando atrás otros referentes del espectáculo y el ballet como “Zapatilla Rojas” (M.Powell, E.Pressburger, 1948);” Showgirls” (P.Verhoeven, 1995) o Eva al desnudo (J. L Mankiewicz , 1950)  la clave bajo la que se construye la película queda así expuesta explícitamente desde el comienzo pero todavía palpitan las duda sobre qué hay detrás de las oscuridad bajo los que se esconde el cuerpo onírico de Nina de las primeras imágenes y el velado reverso de su reflejo. La película no tarda así en desplegar una trama extravagantemente simple plagada de lugares comunes, temas, personajes y elementos trillados, véase: el director posesivo; el continuo y maniqueo contraste visual y conceptual entre blanco y negro; la artista fracasada y desechada (Beth McIntyre – Winona Ryder); la obsesiva búsqueda de la perfección, sobreprotección maternal etc.

Sin embargo, es precisamente este esbozo esquemático y mélange de temas abordados superficialmente lo que permite que el coctel “visceral” de Aronofsky funcione llevando hasta el máximo la estilización visual de los cuerpos -y la carne-  en pantalla, explotando de manera efectista  -y casi exagerada- todos los recursos a los que se presta el híbrido género del terror- thriller psicológico como pueden ser las escenas de automutilación y los encuentros sexuales entre los personajes principales. Probablemente sea aquí donde el director logra por momentos, aún a costa de llegar en ocasiones al paroxismo e incluso rozar el absurdo, canalizar  y orquestar con especial vigor  y meritoria audacia la tensión y potencia visual que producen tanto la acumulación de artificios visuales y la progresiva disolución de la delgada línea que separa percepción y representación hacia el clímax final. Sin duda, una vez transgredidas a su vez las barreras entre vida y escenario pero también entre lo real y lo imaginario o aparente solo podemos aproximarnos realmente a Cisne Negro en su intrépida imperfección fruto de un ejercicio de formalismo visual que en ocasiones peca de excesos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cine y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s