(des)conocido

Quien pudiera imaginar
Que en tu pecho iba a brotar
El olvido de un recuerdo
Donde mi mano no alcanza

Y no me atrevo a confesar
Cautivo ante aquel reflejo
De mi pupila en el espejo
Mi voz sincera o similar

Y suele ser tarde
Ya que para entonces
Tras otro tímido alarde
El pulir de los verdes bronces

O la bruñida exégesis
En retales revierte
De infinita mímesis

Ante el injusto aparente
¡díganme si es compartido!
La lucha con lo diferente
Aniquilación de un sentido

O de muchos, o de otros
O de ninguno –acuérdate
Desconocido. Y pálpate,
Tócame y de nosotros

Háblame y revélate
La imagen rota transcrita
Diles aquello que delate
Nuestra esencia proscrita

Trunca, futil, fría, sucia
Simplemente ceniza agria
En voces ajadas, sentir
Ausencia o aquella minucia.

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Literatura y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s